Seguimos con el blog en nuestra nueva web plan-d.es

Diseño-web-cambio-Blog-Plan-D-01

Si nos has seguido hasta ahora puedes seguir haciéndolo e nuestra web plan-d.es donde hemos incorporado este blog. Seguimos hablando de temas relacionados con la creatividad, el diseño y la inspiración gráfica.

Hemos desarrollado una nueva web donde integramos, además del blog, todos nuestros proyectos, filosofía, etc. Todo ello a través de una plataforma responsive para que puedas leernos tanto en tu ordenador, como en la tablet o el movil. Siempre con el objetivo de hacerte la vida más fácil.

Diseño-web-cambio-Blog-Plan-D-02 Diseño-web-cambio-Blog-Plan-D-03 Diseño-web-cambio-Blog-Plan-D-04

Te invitamos a visitarnos y esperamos que nuestros temas de conversación del blog sean de tu interés 🙂

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales: Twitter, Facebook, Linkedin, Pinterest y Google Plus.

 

La importancia de las marcas en los grupos de consumo.

No es la primera vez que se identifica la planificación de una marca con respecto a los grupos de consumo. Esto es esencial ya que la comunicación, si la planificación se ha desarrollado de forma efectiva, tendrá unos receptores proactivos que querrán mantener un diálogo distendido con la marca. Si esto no es así, nos encontraremos con un mensaje que cae en el olvido.

¿Por qué es importante tener en cuenta los grupos de consumo?
Porque son nuestros activos más importantes y, sobre todo, porque son fieles a una forma de ser, actuar y pensar. Por lo tanto, si conseguimos acceder a un grupo de consumo, conseguimos crear una relación directa y bidireccional de confianza.

¿Qué es un grupo de consumo?
Pues un grupo de consumo es aquel formado por personas que asocian su forma de ser con todos los elementos que le rodean. Intervienen factores directos como la forma de vestir, la forma de peinarse, la forma de moverse… Así como factores globales como son ideologías, formas de actuar, tipo de música que escuchan, tipo de alimentos que desean, etc. Normalmente se habla de grupos de consumo pero esto no requiere que sean grupos de personas conocidas o grupos cerrados, sino que se debe a una calificación generalizada de personas que se identifican por estos factores que he mencionado anteriormente.

Estos grupos, al tener una personalidad y unas características concretas, permiten que aquellas marcas que se identifican con su forma de pensar, su forma de vivir o con lo que le rodea puedan integrarse y formar parte de su día a día, mientras que aquellas que se alejan de su estilo de vida son repudiadas e ignoradas.

¿Cuál es la vinculación de una marca con un grupo de consumo?
Una marca, ante todo, debe tener una personalidad clara y definida. No tiene sentido crear una marca universal porque jamás vamos a contentar a todo el mundo. Es un error grave pensar así. Solo tienes que fijarte en las grandes marcas y verás que ninguna intenta caer bien a todo el mundo. No creo que Zara tenga como objetivo conseguir un público aficionado al Heavy Metal o Mc Donalds pretenda atraer a un consumidor selecto.

Cada marca tiene un público y cada público una forma de actuar. Es aquí donde debemos iniciar la búsqueda de nuestro grupo de consumo.
El hecho de vincular una marca a un grupo de consumo no te da la certeza del éxito pero sí te permite obtener resultados de la comunicación y, sobre todo, si el mensaje de la marca es entendible y aceptado.
Esto es importante sobre todo para las PYMES ya que, como comentaba anteriormente, intentar crear una marca universal no nos hará ningún bien. Debemos ser ambiciosos, pero haciendo bien el trabajo.

Breve inciso. ¿Cuándo hablas de marca, a qué te refieres?

Probablemente, si no estás dentro del mundo del branding y la comunicación, pensarás que una marca no es más que una imagen (o dibujito) y un texto que le acompaña, o como se le suele decir “un logo”… En otros post hablo más detenidamente de la marca y de lo que se forma, pero brevemente diré que una marca es un conjunto de valores, tangibles e intangibles, que identifican a una entidad y que los consumidores identifican. No sólo es la representación gráfica de una empresa, sino todo el universo que la representa.

¿Cómo se genera una vinculación o aceptación de una marca con un grupo de consumo?
¿Te has fijado en Nespresso? No te parece un producto glamoroso. Es un café que parece una joya. George Clooney vestido de chaqueta corriendo y esquivando pianos que caen del cielo intentando entrar en una tienda de Nespresso. Cuando tienes una cafetera Nespresso te sientes parte de un grupo selecto. Podría decir que incluso te sientes importante estando con Nespresso.

Nespresso y su identificación con los grupos de consumo exclusivos

¿Realmente es un producto de alto standing? NO. Es una simple cafetera. No deja de ser una maquina que hace café. Un café como el de cualquier cafetería de cualquier barrio, que por cierto sale bastante caro.
Entonces, ¿dónde está su éxito? Pues en haber centrado su marca y su comunicación en un grupo de consumo que desea la exclusividad.
Si eres empresario, no puede faltar una Nespresso en tu oficina. Si tienes una tienda de moda, debes ofrecer un Nespresso a tus clientes… Estas ofreciendo exclusividad (lógicamente es una exclusividad falsa) pero a ojos de las personas es glamuroso.

Piensas que Nespresso hubiese tenido tanto éxito y hubiese ganado tanto dinero si en vez de centrarse en la exclusividad se hubiese centrado en un grupo de consumo joven y underground? NO. No lo hubiese tenido porque ese grupo de consumo no la habría aceptado como parte esencial de su forma de ser.

¿Entiendes ahora la necesidad de vincular nuestra marca con un grupo potencial de consumo? Espero que este post sea de ayuda y puedas encontrar el grupo idóneo para tu marca 😉 .

Los manuales de marca. Qué son y para qué sirven.

¿Qué es un manual de marca?

Probablemente en más de una ocasión hayas escuchado hablar del manual de marca o manual de referencia básico de marca… ¿Pero qué es un manual de marca?

Pues primero hay que diferenciar entre Manual de Referencia básico y Manual de marca o Manual de Identidad Corporativa.

Manual de Referencia Básico
Como su nombre indica, el Manual de Referencia Básico contiene la normalización básica de una marca para su correcta comprensión y aplicación. Trata temas tales como el origen de la marca, la construcción de la misma, la zona de seguridad para implantación, los tamaños mínimos y los usos incorrectos para que no se comentan. También hacen mención sobre las paletas de color de la marca y su desglose en las distintas técnicas de impresión. Otro de los puntos que contiene es la tipografía corporativa.

Estos manuales son de gran utilidad, sobre todo cuando queremos que nuestra marca sea usada por terceras personas, ya que tendrán la información necesaria para que el uso de la marca sea el correcto para su comprensión. También nos servirá para comprender nosotros mismos el valor de nuestra marca y sepamos hacer un correcto uso de la misma.

Manual de Identidad corporativa o Manual de Marca
Este manual es mucho más completo que el Manual de Referencia Básico y, a parte de contener toda la información del anterior, en el Manual de Identidad Corporativa encontraremos un estudio mucho más detallado y completo del uso de nuestra marca y su implantación. Los aspectos que suelen tratar los Manuales de Identidad Corporativa son:

  • Explicación básica de la marca y su construcción (Manual de Referencia Básico).
  • Implantación básica de la marca. Dónde situarla, como hacerla convivir con otras marcas, qué espacios permiten una versión y cuales no, etc.
  • Uso de imágenes asociadas a la marca. Desarrollo de una base creativa en la que basar las imágenes que muestren los valores que quiere expresar nuestra marca (alegría, sencillez, elegancia…). También explica los usos incorrectos de las imágenes y cuales no usar.
  • Uso de gamas cromáticas. Muestra las distintas combinaciones de paletas cromáticas y sus uso en cartelería, comunicación interna y externa, campañas publicitarias, etc.
  • Implementación de la papelería corporativa. Normalmente incorporan el desarrollo de la papelería y sus distintos usos en cuanto a la comunicación interna y externa.
  • Implementación de estilos para las campañas gráficas y los distintos canales de comunicación. Se definen tamaños tipográficos, estructuras y layout para las distintas piezas que se puedan utilizar en la comunicación de nuestra marca. Adaptación de materiales y troqueles especiales si así lo requiere la comunicación, etc.
  • Gestión y desarrollo de distintos elementos que intervienen en nuestra marca como son la señalética, el merchandising, Gigantografías, implantación para eventos, estilos para Editorial, etc.

En definitiva, lo que nos permite el Manual de Identidad Corporativa es tener el control total de nuestra comunicación y que ningún tercero pueda distorsionar o cambiar nuestra forma de comunicar. De esta forma la coherencia y la pregnancia en el consumidor serán lógicas y efectivas.

¿Cuándo necesito tener alguno de los manuales?

Pues la respuesta es muy global, pero básicamente el Manual de Referencia Básico es esencial tenerlo junto a la marca desde el primer momento. Si tienes una marca y no tienes Manual Básico, te aconsejo que se desarrolle porque tanto para ti como para cualquier Estudio o Agencia que desarrolle cualquier acción de comunicación de tu marca, será de gran ayuda, sobre todo para comprender y usar de forma eficiente los recursos que tu marca defina.

El Manual de Identidad Corporativa lo aconsejo a todas aquellas empresas que tengan una actividad comunicacional activa, es decir, que desarrollen campañas de comunicación constantes. El uso del Manual de Identidad ayudará a los creativos y publicistas a seguir las pautas de la marca y no salirse de las normas definidas en él.

¿Realmente tiene una función?

Para ayudarte a comprender la función de estos manuales, sobre todo del Manual de Identidad Corporativa, pongo un ejemplo muy claro del correcto uso de un manual a nivel mundial, donde cientos de Agencias y Estudios distintos usan la marca y, aún así, su forma de comunicar la marca siempre se mantiene. Se trata de Vodafone.

Manual de Identidad Corporativa Vodafone

Sea un país, un momento, una estación del año, un elemento arquitectónico, una vaya, un original de prensa… Siempre mantendrá su forma de comunicar. Vodafone a apostado por usar una caja roja que enmarca el mensaje principal, apoyado siempre por una imagen que define los valores de marca y de la campaña en concreto. Siempre veremos personas felices y libres. Son lo valores que defiende esta marca. Dicho cuadro rojo siempre es firmado con la marca en un cuadro auxiliar. El estilo que ha propiciado dicho manual es reconocible en cualquier parte gracias a que en él queda planteado y justificado todo de forma clara y precisa, por lo que sea cual sea la Agencia y Estudio que tenga que realizar cualquier comunicación de la marca sabrá como debe hacerlo.

Por eso te invito a apostar por Normalizar tu marca y darle la importancia que merece 😉

 

 

Nociones básicas para posicionar una marca en el entorno social.

Cada vez más la competencia entre empresas hace que cientos de miles de PYMEs tengan que quebrarse la cabeza por comunicarse y diferenciarse del resto. La tendencia deriva hacia el entorno online, donde la inversión de impactos de marca con el consumidor es cada vez más provechosa y efectiva en comparación con el soporte físico de toda la vida. Pero hemos de tener presente que el medio social tiene unas normas que difieren en mucho de la comunicación offline.

Donde antes éramos los amos de la palabra y los consumidores nuestros siervos, ahora son ellos los que tienen en sus manos el destino de nuestra imagen.

Es por esto por lo que es importante que tengamos en cuenta que la posibilidad de crear diálogos cercanos con las personas es un punto muy importante a tener en cuenta a la hora de abordar nuestra andadura en las Redes Sociales. Hoy en día no es complicado que un grupo de clientes insatisfechos generen un movimiento contra ti que provoque tu ruina.
Debes comprender que las Redes Sociales son un arma muy potente que puede beneficiarte o hundirte. Lo que si es seguro es que, probablemente, ya estén hablando de ti.

Cada vez más las empresas se conciencian que la única forma de mantenerse y fidelizar clientela es aportar valores añadidos y soluciones que satisfagan a los usuarios y les permita confiar en ellas.

Los canales más comunes de comunicación Social son blogs (OJO no corporativos) y Redes Sociales, de forma que se combinen y se apoyen entre ellas.

¿Cómo puedo encauzar mi proyecto de comunicación a través del medio Social? A continuación podrás encontrar algunas pinceladas que te pueden servir:

01. Busca tu sitio.
Aprovecha al máximo todo lo que te ofrecen las Redes Sociales. Hay ciento de ellas. Sólo tienes que analizar bien dónde puedes encontrar clientes potenciales. Unas son más visuales, otras se dedican más a debatir, otras generan análisis de productos… No te centres sólo en las genéricas.

02. Menos es más. Selecciona tus palabras clave.
Si quieres posicionar tu empresa en la red es muy importante que te centres en aquellos valores esenciales sobre los que se sustenta y que los definas a través de palabras clave que te permitan diferenciarte y competir con el resto. Estas palabras clave son las que tendrás que trabajar a fondo en aquellos actos de de comunicación que realices ya sea a través de un post, un tuit o un evento.

03. Sé tú mismo.
El hecho de ser una empresa no te diferencia del resto de personas. Se natural. Dale a los consumidores un trato directo. No seas serio ni tampoco un bromista. Un poco de todo puede generar confianza y cercanía.

04. Enlázalos, que te enlacen y consigue fieles.
Es lo más sencillo. Si generas contenidos de calidad ofrécelos a tu comunidad más cercana a través de las Redes Sociales. Ellos se encargarán de hacerte eco y conseguirás una cantidad mayor de tráfico a tu web, por lo que tu presencia comenzará a ser más notoria. A sí mismo haz tu eco de lo que comenten otros. Lo importante es crear una comunidad basada en la confianza.

05. Ofrece enlaces de interés. No bombardees a los lectores.
Si vas a compartir un enlace de un artículo, una galería, un vídeo, un evento… Determina si es de interés para los usuarios y, sobre todo, si le será de ayuda. No publiques por publicar ya que los consumidores entenderán que no tienes criterio a la hora de seleccionar.

06. Amplía tus horizontes. Dales algo más.
Las Redes Sociales han permitido a las empresas diversificar su oferta comunicativa, permitiendo otras opciones aparte del diálogo. Casos como proponer encuestas de interés, crear debates sobre temas diversos, hacer sorteos y promociones, etc. te ponen en contacto con el consumidor directo. Por eso todo lo que se te ocurra que sea positivo para el usuario será bien recibido.

07. Si tienen preguntas, dales respuestas.
Analiza a tus consumidores. Tanto si llevas mucho tiempo en el negocio como si estás empezando piensa qué preguntas son las más comunes que pueden rondarles a las personas a la hora de adquirir tus productos o servicios y adelántate dándoles respuesta.

08. Una persona que te habla es una persona con interés. No la pierdas.
Siempre que una persona tenga un comentario, una opinión o una pregunta, ya sea buena o mala, es digna de respuesta. Dale lo que pide y escúchala. No hay nada más positivo para un consumidor que sentirse escuchado y, más aún, que sus comentarios sirvan a una empresa. No lo tomes como un intruso si te intenta sacar mucha información y, sobre todo, templanza antes los comentarios negativos. Una buena conversación es capaz de solucionar muchos problemas.

Estas son algunas ideas que pueden ayudarte y orientarte en tu expansión a través de las Redes Sociales. Lo que debes tener muy en cuenta es que esto requiere de un mantenimiento y un seguimiento periódico y que, en la mayoría de los casos, no comenzarás a tener resultados notorios hasta pasado un largo periodo de tiempo. No te agobies ni te des por vencido… Recuerda! Toda buena comunicación requiere de unos buenos pilares que la sustenten.

¿Soy yo el que vende o es mi marca la que atrae los clientes?

Quiero reventar un concepto, pero que no parezca incendiario o agresivo, es por tu bien. Puede parecer hiriente pero reitero, lo hago por ti.

Empresario dueño de una Pequeña o Mediana empresa, deja de creer que tu empresa va a funcionar solo por lo bien que lo haces. Eso lo pensará tu círculo más cercano. Pero no todos.

Una vez dicho esto, quiero comentar y reflexionar el porqué de este postulado.

A menudo me encuentro más y más empresas en las que intento buscar dónde está su estrategia de comunicación y branding y siempre me encuentro lo mismo. Marcas inertes que no comunican. Se encuentran congeladas en una zona fría de la empresa y nadie hace nada por darle calor para que sobreviva.

Este hecho se da sobre todo en las PYMEs ya que identifican el éxito de su negocio directamente con su actividad física y no por la imagen que transmiten o pueden transmitir hacia el exterior. Por lo tanto para ellos una Marca no es más que un elemento visual que debe estar ahí porque sí y que no va más allá de un rótulo o unas tarjetas de visita. Esto conlleva a una mala planificación en la comunicación y una frenada en su crecimiento corporativo y al entendimiento de los valores que transmite.

Un negocio funciona cuando los consumidores identifican a través de la marca los valores y atributos que la empresa quiere transmitir y su forma de comunicar.

Los consumidores se mueven por hábitos de consumo. Estos hábitos se basan en la discriminación de marcas que no le dicen nada.
La forma de gestionar esta discriminación es sencilla. Soy asediado a diario por miles de marcas que intentan penetrar en mi mente y quedarse a convivir conmigo, pero muchas de ellas no consiguen “enamorarme a primera vista” porque no me dicen nada.

Una marca que no transmite es una marca que cuando se pone frente a mí la aparto y continúo mi camino.
Una marca que transmite y enamora es aquella que al ponerse delante mía me ofrece un diálogo personalizado, se identifica con mis gustos y mis inquietudes y me ofrece soluciones a todo lo que deseo y necesito.

Si yo como empresario me conformo con tener una marca que no transmite…
¿Realmente conseguiré crecer y fidelizar un nicho de mercado? ¿Me vale tan solo “el buen hacer de mi trabajo”?

Las PYMEs deben luchar y pelear por enamorar. Emocionar. Identificar a los consumidores y darles un valor añadido. Una necesidad. Una ayuda. Un apoyo… En definitiva, atraer al cliente hacia mi marca y que la acepte e integre en su día a día.

El consumidor es el que recuerda una marca y decide consumirla. Nosotros no podemos obligarles a consumirnos. Es importante dejar de pensar que somos nosotros los que comunicamos y conseguimos las ventas.
Nosotros, como empresarios o empleados, nos encargamos de finalizar el proceso de consumo que inicia la marca. Somos el apoyo físico en la relación del consumidor con la marca.
Por lo tanto debemos integrar nuestra marca dentro de la planificación estratégica de nuestro negocio y darle la posición que merece y no darle de lado.

Si damos de lado a nuestra marca, daremos de lado a nuestras opciones de crecimiento y fidelización.

Si hacemos un buen uso de nuestra marca y conseguimos identificarla con las necesidades de nuestros consumidores, conseguiremos aumentar el volumen de nuestro negocio.

Por lo tanto te invito a descongelar tu marca y que le des calor y apoyo. Ella te lo agradecerá.

¿Saben las PYMES valorar una marca?

La Imagen que he usado para este post creo que viene a resumir el tema principal de la redacción.

Una marca que no comunica es como un peluche sin cabeza… NO SIRVE PARA NADA.

Hace unos días dimos una ponencia sobre branding en un congreso enfocado para PYMEs. Justo antes de comenzar pregunté al público si poseían una marca para su empresa y la gran mayoría dijo que sí. Luego les pregunté si podían definir brevemente qué es una marca y aquí me encontré respuestas, cuanto menos, preocupantes. En general la respuesta, en ocasiones casi de cuento de aventuras, siempre identificaba la marca con “El logo”.

Esto me hace pensar y plantearme un interrogante transcendental… Cuando nos piden el diseño de una marca o una Identidad Corporativa, ¿saben realmente los empresarios lo que están pidiendo? Y más aún, ¿valoran realmente el coste del servicio si ni siquiera saben lo que piden? O peor!!! ¿Son conscientes del valor transcendental que tiene una marca?

Creo que es muy importante que los empresarios se formen en este sentido. Durante la ponencia explicaba rasgos generales que intervienen en la marca y la verdad que la atención fue excelente y bastante positiva ya que el turno de preguntas fue muy interesante. Pero cosas básicas, como saber que una marca bien trabajada es capaz de encumbrar a nuestra empresa o que una marca puede generar fidelización eran profanas para ellos. De echo no entendían que hubiese que trabajar la marca para comunicar los valores de su empresa.

No es algo raro ver que la gran mayoría de las PYMEs centran sus esfuerzos en su trabajo “de cara hacia el interior”, es decir, el día a día en mi ambiente más cercano porque es lo que les han inculcado en la Universidad, Escuela o Master, pero no piensan de puertas a fuera, en la expansión del modelo de negocio y de la comunicación de marca como elemento de éxito. Lógicamente para ellos el valor de marca se centra meramente en tener “algo bonito para ponerlo en el luminoso, la tarjeta de visita y en la furgoneta”.
Desconozco qué formación se de en la Universidad en torno al branding o la gestión de marcas para los empresarios, pero puedo decir con certeza que los empresarios ignoran la importancia que tiene esta herramienta del marketing como elemento esencial del funcionamiento de una empresa.

Es muy importante que se comience a entender la marca como un aliado de la empresa. Se trata de una herramienta valiosísima de éxito y debemos entender que más allá de nuestro buen hacer como empresarios y autónomos hay un público potencial que no conocerá nuestra existencia si nuestra marca no los atrae. Y más aún si nuestra marca no les ofrece una forma de entender nuestro producto o servicio como algo fundamental y necesario.

Para mi ha sido una sorpresa bastante chocante, pues entiendo que no tienen porqué entender de branding y que para eso estamos los profesionales, pero mínimamente si creo que es importante que sepan lo que tienen entre manos y, sobre todo, lo que es capaz de aportarles.

Nuestra labor como creativos es guiar y educar al cliente dentro del ámbito de la gestión de marca pero es necesario que haya un aprendizaje y un conocimiento previo y que cuando nos pidan una marca o una Identidad, que sea porque realmente saben lo que es y no porque deben tenerlo y punto.

El transfondo real de todo esto está en lo siguiente. Hablando con varios de los asistentes les preguntaba si ellos hacían comunicación de marca o si tenían una estrategia definida y la gran mayoría respondía que no. Se limitaban a poner “El logo” cuando era necesario en firmas, algún que otro comunicado y poco más.

En estos casos es cuando me planteo que nuestro trabajo no debe ser sólo el de crear una marca o un proyecto de identidad, sino de implantarlo y se consejeros de esa PYME que nos lo encarga. Ser parte de ella. Porque si no guiamos al empresario, no sabrá nunca qué hacer con ella.

Si un empresario no sabe valorar una marca, por mucho que nosotros intentemos mostrarle las virtudes y beneficios le sonará a chino.

Por todo esto pido y reivindico que siendo tan  importante saber gestionar una empresa y conocer todos los sectores y procesos que en ella interceden, también se le de la importancia que se merece al branding. No solo porque nos beneficia a los creativos, sino porque les repercutirá en su entendimiento del éxito.

Por poner un ejemplo rápido, me encanta lo que ha conseguido la marca Boris Soler en Málaga.


Si pinchas aquí, he puesto un enlace a Google Images donde parece que estamos viendo un estilista de alto estánding solo con las imágenes que nos proyecta Google.

Se trata de un peluquero como el que podrías encontrar en cualquier barrio de tu ciudad. La diferencia está en que ha invertido en el desarrollo de una marca y su comunicación y la ha movido de tal forma que ahora tiene un volumen de ventas enorme. Su clientela a crecido de forma exponencial y la difusión de su negocio llega a miles de personas y zonas que antes eran impensables. Y todo esto viene de un largo y duro trabajo de comunicación de valores a través de la marca. Usando las Redes Sociales comenzó a hacerse un hueco en el mercado.

Este es un ejemplo de entendimiento de lo que es una marca para una empresa.

Primero fue el error, luego fue la marca

Este post está enfocado a la importancia del correcto desarrollo de una marca, muchas veces ninguneado o poco valorado.

Hoy en día gracias al intrusismo y la poca vergüenza de muchos, cualquier persona es capaz de hacer una marca. ERROR GRAVE!!! Probablemente este problema cada vez más se este extendiendo de forma viral por todos los sectores del mercado debido a la indiferencia y poca formación de las empresas en cuanto a comunicación se refiere y unido a la crisis que provoca la conformación y aceptación del PRECIO MÁS BAJO.

Cuando una empresa quiere desarrollar un proyecto de identidad, ya sea porque comienza su actividad o porque quiere darle un nuevo enfoque, lo primero que debe hacer es entender que está dejando en manos de alguien ajeno a su empresa el valor más importante que posee… SU IDENTIDAD. Es por ello que no estamos hablando de una simple campaña para que conozcan mi empresa mediante folletos o mupis… Es la piel de mi empresa la que está en juego.

Me hace mucha gracia cuando escucho “quiero un logo” como el que pide una barra de pan. Este problema está causado por el intrusismo al que hago referencia en el comienzo. Muchas empresas piden sin ser conscientes de la importancia de la misma o sin ni siquiera saber lo que está pidiendo.

¿Por qué todo esto?
Cuando se procede a la definición y desarrollo de la estrategia de branding, ciertos clientes se echan las manos a la cabeza diciendo “¿pero todo esto hay que hacer para desarrollar mi marca?” Pues sí.

¿Pero eso no es poner unas letras y un dibujito encima para que la gente sepa quién soy? Discúlpeme pero creo que usted está confundido o mal asesorado.

Aquel intrusista que venga vendiendo una marca por X euros o con el discurso de que lo tienes “para mañana” puedo asegurar, sin fallar, que no tiene la suficiente formación o calidad para desarrollar un proyecto de Identidad “como Dios manda”. Y más allá de esto, va a generar un desarrollo poco acertado que, en mayor o menor medida, terminará flaqueando por alguno de sus costados.

Por lo tanto tenemos dos opciones:
Darle una brocha y un bote de pintura a uno que se hace pasar por pintor para que nos pinte la fachada de nuestro negocio, o dejar que un pintor profesional sea el que nos asesore y nos pinte la fachada con sus propios materiales y técnicas.

No estamos hablando, tampoco, de que desarrollar una marca requiera de meses y meses de interminables encuestas y reuniones que no lleven a nada, pero sí que debemos dedicarle un tiempo de reflexión y estudio para que el acierto sea el máximo.

Yo, como persona externa y ajena a tu empresa, ¿soy capaz de englobar los valores, atributos, necesidad, metas, objetivos… en una marca sin haber dedicado tiempo a la comprensión de la misma ni siquiera unos días? Creo que nadie lo es. Y si alguien lo es, me reafirmo en el párrafo anterior. Es por ello que una buena Arquitectura de marca es arto necesaria tanto para el creativo / estudio como para el cliente.

Entender a la empresa es entender el significado de la misma. Dedicarle tiempo al conocimiento de los clientes, escuchar sus opiniones y sus consejos es maximizar objetivos, entender el mercado que envuelve la actividad de la empresa dará pautas de acción a la hora de comenzar el proyecto.

Es por eso que uno de los errores más habituales que tenemos los creativos es que nos entusiasmamos con un proyecto nuevo y, casi sin darnos cuenta, ya tenemos el ratón en la mano y el programa de edición abierto para comenzar a desarrollar una marca o un proyecto de identidad. Esta premura puede dar resultado un día en que la inspiración dé con la tecla de lo que necesitamos, pero dejar en manos de la Divina providencia todos los proyectos ocasionará, en más del 80% de los casos, fallos difíciles de solucionar cuando esté avanzado el proyecto. Y más aún cuando el proyecto de identidad caiga en manos ajenas que no entiendan el desarrollo que hemos hecho, por lo que al final terminará pagando este mal entendimiento la empresa y, como consecuencia, se reflejará en los ingresos y ventas de la misma.

Seamos conscientes de lo que tenemos entre manos.
Fallar es un derecho humano. No somos perfectos por lo que es entendible y comprensible que una u otra estrategia no termine de funcionar en un mercado cada vez más complicado de atar hacia una u otra empresa. Pero, al menos, que no sea por falta de planificación. Las Agencias, estudios o freelance tenemos la capacidad de dar vida a las marca, por lo que debemos saber que nosotros mismo podemos matarlas. Cada vez más se ven marcas que mueren en el camino por fallos básicos que no se han tenido en cuenta.

Reflexionando un poco. 
Toda esta parrafada no es más que un análisis básico de lo que nos encontramos a diario. En muchas ocasiones el fallo está en el cliente que no es capaz de valorar que una marca es, hoy en día, tan importante como la propia actividad que se desarrolla; pero también es obligación nuestra conducirlo y guiarlo hacia el buen camino y, sobre todo, que nos involucremos en su actividad para que, con el tiempo, se vean los resultados y se entienda el trabajo inicial como algo primordial.

Be Brand! 😉